• Entrevistas •

From A to B. Entrevista con Pablo Pérez Sanmartín

Julio Pérez Manzanares

Pablo Pérez Sanmartín (Pontevedra, 1980) es licenciado en Bellas Artes y, a estas alturas, podemos decir sin andar muy desencaminados que se trata de uno de los artistas jóvenes más asentados en su práctica y que, sin lugar a dudas, dará bastante que hablar en un par de años. Si no lo has visto en la Fresh, en Mallorca, Vigo, Fast Gallery o La Noche en Blanco, es el momento de enterarte de quien es. Con su potente estilo rabiosamente pop (en el sentido más amplio y contemporáneo del término), llega a Kultura Urbana con una entrevista - "From A to B", al estilo telefónico made in Warhol- que no te puedes perder.

Kultura Urbana (KU): ¿Te pillo en mal momento? Tengo entendido que últimamente andas bastante atareado. Cuéntanos que te traes entre manos.

Pablo Pérez Sanmartín (PPS): Ahora mismo acabo de terminar una colaboración con Jorge Dutor y Pere Faura para ‘Coser y cantar', un proyecto de artes escénicas que se ha presentado hace unos dias en el Reina Sofía, en el cual he colaborado con unos vídeos de karaoke (un formato en el que me ha hecho ilusión poder trabajar), y ahora mismo me dispongo a ultimar los preparativos de una exposición individual que inauguro el 9 de Abril en Galicia (en la galería PM8, en Vigo). También acabo de terminar una colaboración como director de arte junto con el fotógrafo Matías Uris en un editorial de moda un tanto gamberro que verá la luz en breve, el cual hemos llevado a cabo en los abandonados cines Luna, así como mas cosas que poco a poco se van concretando y que la verdad es que me tienen bastante atareado.

KU: Creo recordar que la primera exposición tuya que vi fue "La Juventud Baila" y me dejó fascinado por muchas cosas, para empezar, porque parece todo una actualización del barroco, con tanto de festivo como de vanitas mortuoria. Con tu obra ¿vuelves a la infancia o te dedicas a derribar mitos juveniles?

PPS: Creo que no tiene nada que ver con lo primero, no se si por haber tenido una infancia feliz consumiendo folios y rotuladores carioca a espuertas, o porque directamente no he dejado de perpetuarla en algún lugar de mi inconsciente, Pero vamos, que tengo las deudas con la infancia saldadas. Lo mismo pasa con la juventud; me lo he bailado todo al ritmo que los tiempos han puesto sobre la mesa y soy más afín al homenaje que a la crítica moralista. Efectivamente, sí hay un trabajo con la idea de vánitas orquestado desde la idea del "ahora". Con el tiempo he aprendido a resumir el proceso que plantea de la siguiente manera: llevar el concepto de "carpe diem" al terreno punk del "live fast, die young" como forma de señalar con el dedo a la sociedad que ha confundido lo uno con lo otro y lo ha transformado en un slógan más para camisetas de temporada.

KU: Tengo que reconocer que una de las cosas que más admiro de ti es la capacidad que tienes para ser un catálogo andante de música y de películas de serie B. ¿Hasta que punto influyen en tu trabajo artístico?

PPS: Quizás no tengan una aplicación directa sobre mi obra en cuanto a estética (desde esas coordenadas tienen más peso en mi trabajo como director de arte), pero si me interesa el proceso de análisis de la realidad que ponen sobre la mesa... Me explico: el imaginario de serie B no es sinó el retrato de una realidad "sacada de quicio", asi que es el "efecto caricatura" de ese tipo de cine lo que me interesa. ...Si un caricaturista saca punta aquellos rasgos de tu cara que sobresalen, el cine de serie B y sus monstruos son muchas veces el reflejo del alma de la sociedad que los genera. Lo que digo abarca desde el cine japonés de monstruos nucleares, al cine postapocalíptico, los zombies, o incluso una Sigourney Weaver huyendo en braga de cintura baja de ese falo gigante de H.R Giger concibió para ‘Alien, el octavo pasajero... Nuestros miedos nos sacan los colores.

Un breve inciso que nos permita comprender mejor de lo que hablo: En mi barrio frecuento mucho un bar en el que es normal que, a cualquier hora del dia, incluso de la madrugada, un hombre de pelo canoso y ojos saltones interrumpa tu conversación para preguntarte si quieres que te haga una caricatura. Ese gesto diario me parece magistral; te saca de repente de tu cotidianeidad, como quien no quiere la cosa, para hacerte ver de manera sutil que quizá -sólo quizá-, tú, que estabas en la barra creyéndote el rey del mambo, pudieses ser susceptible de ser reducido a una caricatura. Así que los tiros van un poco por ahi. Me parece todo un pequeño terrorismo de andar por casa, y aplaudo todo lo que sea atentar contra ese espejismo volátil que llamamos "realidad"

De la música, por su parte, me quedo con el hecho de que está fuertemente vinculada al tema de las subculturas juveniles, y de esa consideración popular de la que goza como "lenguaje poético universal". De esta manera es normal que en medio de mi obra aparezcan trozos o títulos de canciones por todos conocidos, los cuales fuera de contexto interactuan con la pieza en cuestión creando nuevas configuraciones de significado. Así, como en una canción, los temas que me preocupan quedan planteados de una manera abierta, de forma que cada uno decida que parte de ésta tararea: si sólo el estribillo, la parte instrumental, uno solo de los instrumentos que intervienen, o simplemente pasa de todo y se queda con el envoltorio del disco (¡o la miniatura en jpg de la carátula en mp3, hasta ahí estamos dispuestos a llegar !)

KU: Supongo que, como todos, tienes que seguir compaginando tu curro "de comer" con tu trabajo como artista, ¿se tocan en algún punto y hacen más fácil la convivencia?

PPS: Pues lo cierto es que, poco a poco, gracias a continuos pases de prestidigitación y supongo que con sacrificio y esfuerzo, estoy consiguiendo que lo alimenticio y lo vocacional comiencen a echarse miraditas y surja el affaire entre ambos. Estoy consiguiendo la aproximación, vaya, y del retoño que salga no espero menos que una "semilla de Chucky": un monstruito adorable, consentido por todos; con buen corazón y con entidad suficiente para generar franquicia (¡en el buen sentido!)

KU: Una película, un disco, un libro, un objeto de tu habitación.

PPS: Convivo entre un maremagnum de películas, objetos y lecturas que se van superponiendo en importancia llegado el momento de cada uno. Los objetos "importantes", por ejemplo, se suelen quedar colgados de una chincheta en la pared de mi estudio en plan "barbecho" hasta que un dia, misteriosamente encajan en los procesos de desarrollo de uno de mis trabajos. Eso significa que ahora mismo, si dejo el teclado y pego un giro de 360º (ahi voy) nos podemos encontrar con: unos guantes gigantes de Mickey Mouse, un ejemplar de la revista "Sup Magazine", que me tiene encantado desde que la descubrí hace unas semanas, unas palmeras troqueladas de cartón de la tienda de articulos de fiesta que hay debajo de mi casa y que decoran mi estudio de forma perenne; un mini-juego de los de guiar una bolita metálica por un laberinto con forma de smiley que encontré una vez en el interior de una piñata -y que es poco menos que la obra escultórica definitiva- y un sobre negro brillante que en su momento contenía la invitación a un desfile de Ana Locking con la leyenda "Expect no Miracles Here" (El sentido de la autoparodia no ha de faltarnos nunca)...

Con respecto a los libros... Pues lo cierto es que me he tirado más o menos del 2005 al 2009 diciendo que había que dejar de leer y ver sólo cosas de tres minutos colgadas en Youtube, pero ahora me desdigo un poco y recomiendo "Homo Sampler: tiempo y consumo en la era afterpop" de Eloy Fernández Porta. En música cada vez tiendo más al pasado, pero podría decir que el disco de mi vida estaría situado en un punto equidistante imposible entre Los Zafiros, Los Yorks, Giorgio Moroder, Nitzer EBB, la canción "San Salvador", de Azoto, y "Mesopotamia", de los B 52´s . Si tengo que decir la de ahora mismo me quedo con "Clay Stones", de "We are the world".

Y en cuanto a cine... Creo que el imaginario y la factura de las películas de Harmony Corine es el que mejor sintetiza todo aquello que aspiro a poner en escena...

KU: Como en el programa "Pasacalle": por un Fulanito, en una foto de Madrid, ¿que tiene, que sobra, que falta?

PPS: Madrid tiene esa dualidad misteriosa que le permite seguir siendo el Madrid triste en tonos marrones de ‘La colmena', pero en el que de repente se descorre una cortina y accedemos a una dimensión de realismo mágico pegando un salto de género literario que pocas ciudades pueden permitirse. Madrid es una ciudad macarra, llena de la energía necesaria para que pasen cosas y llena de gente con talento (algunos inverosímiles, pero talentos al fin y al cabo). De todo ello me nutro agarrando la teta con las dos manos, y ya forma parte indisoluble de mi trabajo. ¿Que nos falta?. Calidad de vida. Tenemos unos recursos muy mal gestionados y nos toman el pelo diariamente como ciudadanos y como consumidores... Y parece que toda la fuerza para quejarnos se nos agota cada año entre codazos para acceder a Cortilandia. Pues así no.

 

<— Anterior Página 7 de 32 en Entrevistas Siguente —>
<— Anterior Página 282 de 339 en KulturaUrbana Siguente —>

Comentarios


Nadie ha comentado en esta página aún.

Introduzca su comentario

<— Anterior Página 7 de 32 en Entrevistas Siguente —>
<— Anterior Página 282 de 339 en KulturaUrbana Siguente —>